Desde Luján para el resto del universo, llegan los Sevelhumano con su segundo disco: Pictónico, diez canciones con las que continuan un proyecto comenzado hace muchos años. El 10 de junio estarán presentándolo en Beatflow, junto a Enser y Atropello Carregal.

En esta entrevista, los muchachos nos contaron sobre el proceso de creación del disco, cómo fue trabajar por primera vez con un productor, y el misterioso origen de su enigmático nombre.

¿Cómo comenzó Sevelhumano?
Esta formación tiene ya diez años: Juan Ambiela en la vos, Matías Tregoni en guitarras y coros, Emanuel Granatti en bajo y José Ambiela en batería. Sacamos nuestro primer disco, La Era de las Máquinas, hace ya cuatro años.

Y en ese periodo de cuatro años, ¿cómo ha evolucionado la banda?
A nivel musical, hemos crecido mucho. Tocamos un montón, presentando el disco, mientras que al mismo tiempo hacíamos Pictónico de a poco. Las canciones de La Era de las Máquinas ya las veníamos tocando hacía mucho, y algunas canciones que habían quedado afuera de ese disco quedaron en este.

Otra novedad es que Pictónico lo grabamos con un productor: Lucas Gómez, que ha trabajado con Científicos del Palo, HUEVO, Atropello Carregal. Estuvo buenísimo, aunque también tuvimos que prepararnos mentalmente para esa experiencia, porque el anterior disco lo hicimos todo nosotros: componer las canciones, ejecutarlas, grabarlas, el microfoneo, todo desde el principio hasta el final. Así que estábamos acostumbrados a eso. Pero la experiencia con Lucas valió la pena.

¿Por qué decidieron hacer ese cambio y traer un productor?
Es todo parte de la busqueda, probar nuevas cosas. Por ahí, el próximo disco lo volvemos a hacer solos, o con dos productores en vez de uno. Así como buscamos con la música, también buscamos nuevas formas de grabar esa música. A veces, trabajar con una cabeza más te abre la tuya.

Cuéntenme sobre “Degeneración”, el primer corte del disco. ¿Cómo y cuándo surgió?
“Degeneración” surgió, como todos nuestros temas, de ideas de cada uno. Viene alguien con una idea, ya sea musical o de letra, y el resto la deformamos. (Risas) La rompemos toda, hacemos una ensalada de ideas partiendo de esa base, pero lo hacemos entre todos. Tanto la música como la letra: partiendo de la idea de uno, buscamos algo que queramos decir los cuatro. Toma bastante tiempo, pero vale la pena. Estamos muy orgullosos del laburo de letras que hicimos en este disco.

Rureda de Prensa – Sevelhumano, 2017

“Degeneración” fue uno de los primeros temas que tuvimos listos. Ya lo veníamos tocando en vivo antes de grabarlo, aunque no en la versión que quedó en Pictónico, desde hace dos años más o menos. En parte por eso lo elegimos para ser el primer adelanto del disco, por ser uno de los más viejos. Así hubo como más tiempo de masticarlo. También, como ya lo habíamos tocado en vivo, nuestros seguidores ya lo conocían, y nosotros conocíamos la respuesta de la gente. Eso también fue parte de la decisión.

Dicen que “Degeneración” cambió en la versión que está en Pictónico. ¿Algún otro tema que haya cambiado de la versión en vivo a la versión estudio?
La que más cambió fue “Transmutar”, que es el quinto tema del disco. La versión en vivo no tiene nada que ver con la versión en estudio. A Lucas le gustó la letra y la melodía, pero nos decía que ahí veía otra cosa. Nosotros nos abrimos a eso y escuchamos lo que él proponía. Al principio fue rarísimo, porque era como otra canción. Pero cuando escuchamos lo que él quería y lo grabamos y lo escuchamos, nos gustó mucho. Era un tema bastante riffero y quedó como más canción, más tranquila instrumentación, y quedó más fuerte la voz y la letra, que era lo que buscaba Lucas.

Cuando escuché Pictónico me llamaron mucho la atención las guitarras. Tenían un sonido clásico pero contemporáneo al mismo tiempo. ¿Cómo consiguieron ese sonido?
Fue muy loco. Fue también mucho laburo de estudio. Puntualmente, el día que grabamos guitarras habíamos ido a grabar baterías. Ni siquiera teníamos las guitarras preparadas para grabar. Ahí también aprendimos de Lucas: nos sacó el mito de que todo tiene que ser perfecto con doscientos mil micrófonos. Él tomó nuestro equipo usual, le puso un micrófono así nomás y con unos pedales y fuimos buscando sonidos. La esencia de nuestro sonido es un sonido clásico de rock. Pero tal vez en este disco se aggiorno ese audio a la música de ahora, el rock de ahora. Sin dejar de tener ese sabor a guitarra clásica, vintage digamos.

Rureda de Prensa – Sevelhumano, 2017

¿Son de escuchar música del presente? ¿Algo que no sea rock, tal vez?
Oh sí. Hoy en día es difícil definir qué no es rock. Hay mucha música que está buenísima y tal vez si uno lo compara con lo que se llamaba rock hace unos cuantos años, no lo pondrías en ese grupo. Tal vez el rock tiene más que ver con una actitud o un cierto audio que se encuentran en algunas bandas y en otras no. Hay muchas cosas que no son rock y están buenísimas.

Se que es una pregunta boluda, pero me da mucha curiosidad: ¿qué significa el nombre de su banda?
(Risas) Es un linda historia. Nosotros antes nos llamábamos “Plus Ultra”. Pero cuando fuimos a registrar el nombre de la banda estaba ya registrado, entonces tuvimos que pensar rapidamente en otro nombre. Nada nos convencía, hasta que nos acordamos de una anécdota, también medio boluda: un verano fuimos a tocar a Villa Gesell y vimos un dinosaurio Barney, bajándose de un tren de la alegría, que tenía toda la parte de atrás del disfraz rota y se veía al chabón adentro. Y Ema, en vez de decir “se ve al chabón”, dijo “se ve el humano”. Nos cagamos de risa y quedó como el nombre de la banda tiempo después.

Antes si ponías “Plus Ultra” en Google te salían cosas sobre colectivos, máquinas de afeitar, pastillas. En cambio si pones “Sevelhumano”, como es una palabra que no existe, lo primero que aparece somos nosotros. Pero más importante es que, más allá de que empezó como un chiste, le encontramos un sentido más profundo a “Sevelhumano”, más filosófico. En nuestra música siempre tratamos de que se vea al humano dentro de nosotros, en nuestra música y en las letras.

Entrevista : Alejo Paredes
Fotos : Togusa

Información

El 10 de junio vamos a presentar #Pictónico, nuestro segundo disco, enBeatflow (Av. Córdoba 5509 – Capital Federal).

Nos van a estar acompañando los amigos de Enser y Atropello Carregal, dos bandas muy queridas y de altísima calidad, así que va a ser una grosa noche de música!!

Ya están disponibles los siguientes items:

– Entradas anticipadas
– Reserva de la edición física del disco
– Viaje en Sevelhubondi para ir y volver desde Luján

Todo eso puede combinarse de las siguientes maneras:

1 – Entrada: $120
2 – Entrada + disco: $220
3 – Entrada + disco + viaje: $350
4 – Entrada + viaje: $250

Puntos de venta:
MarAnd’s Instrumentos Musicales (Mitre 633 – Luján)
Estudio Bonzo (Juan B. Justo 276 – Luján)
THOR Records (Galería Bond Street, Av. Santa Fe 1670 – Cap. Federal)

 

A %d blogueros les gusta esto: