Generaciones de rock pesado: crónica de un ensayo anunciado

Crónica: Emanuel Engel. Fotos: Ferando Delucio

Así es, el ensayo estaba anunciado y los fanáticos participaron del concurso. Los ganadores tuvieron, junto con nosotros, el privilegio de presenciar un ensayo de la banda de Ricardo Iorio, que prepara una lista de temas que se las trae para el lunes 9 de julio en Groove, Palermo.
Joana Gieco,  los hermanos Alejo y Facundo León, encabezados por los míticos hermanos Rubén y Walter Martinez, repasan las canciones auspiciando un gran show.
No es casualidad que haga hincapié en la hermandad. Así es el clima que se vive en la sala de ensayo del barrio de Villa Crespo… una tarde en familia.
Dos familias son la columna vertebral del conjunto: los hermanos León y los hermanos Martínez.
Alejo León nos cuenta que él y su hermano llegaron a la órbita de Iorio allá por el 2015, cuando Almafuerte festejaba sus 20 años e invitó varios músicos a subir al escenario. Así fue que subió Alejo con tan sólo 15 años… ¡sí, 15 años! Iorio vio su talento y el resto es historia… la historia de un sueño cumplido para dos hermanos oriundos de Luján que tocaban los temas de su ídolo desde la cuna.
La otra dupla familiar es la de Rubén y Walter Martínez, quien nos cuenta que ellos también arrancaron a tocar de muy pibes; Rubén tocaba una guitarra criolla mientras Walter le pegaba a unos tachos con tan sólo 13 años.
“Yo tocaba y tocaba, pero ellos siempre tuvieron tremendos bateristas”, cuenta Walter, entre risas, haciendo referencia a Vorax, la ya consagrada banda metalera que por aquél entonces encabezaba Rubén, y a la que tuvo ocasión de incorporarse luego que su baterista tuviera algunos problemas de salud.
De esta manera recuerdan, en el descanso del ensayo, sus orígenes en la música, que explica el por qué se convirtieron, luego de mucho esfuerzo, en los tremendos artistas que hoy son.
Ricardo juntó a los cuatro, y el tiempo los honró con la cálida y alegre presencia de Joana Gieco, quien tuvo el desafío de adaptar los históricos temas a los teclados y, de esa forma, darles su impronta personal.
La talentosa Joana quien, a pesar de no cerrarse únicamente a un estilo musical, ya se convirtió en una referente del metal pesado.
El mate va y viene entre los artistas, su mánager Gustavo, los fanáticos, los niños también presentes, Julia y los fotógrafos y cronistas, todos trabajando en un clima, reitero, absolutamente familiar.
Digo hermanos, digo niños, digo familia; así se vive. Ni más ni menos, las horas pasan como en una familia que se juntó un día a la tarde alrededor de lo que los une: disfrutar del heavy metal y hacer que éste gran legado se trasmita,  una vez más, de generación en generación.
Los esperamos a todos el 9 de julio en Groove, Palermo.

Hasta entonces, ¡salud!

A %d blogueros les gusta esto: